La Seguridad y la Privacidad en Facebook

Hoy por hoy, la red social más popular en estos momentos es Facebook, con más de 1.000 millones de usuarios en todo el mundo, desde su lanzamiento el 4 de febrero de 2004.

Para poder registrarse en esta red, según las leyes de Estados Unidos, se tiene que tener al menos 13 años. Sus usos son muy variados y van desde su utilización como un modo de estar en contacto con amigos y familiares hasta el intercambio de información profesional.

La facilidad que proporciona para publicar comentarios, opiniones, fotos y vídeos la hacen un medio donde los usuarios, casi sin darse cuenta, exponen ante otros una buena parte de su vida privada. Esto, unido a la gran cantidad de datos personales que podemos introducir en nuestro perfil (excepto el nombre y el correo ninguno de ellos es obligatorio), hace que se deba tener un especial cuidado en la protección de la intimidad que fácilmente puede quedar seriamente comprometida. Por ese motivo, es muy importante que el usuario sepa con claridad qué es lo que están viendo los demás y lo que pueden saber de nosotros.

La mayoría de la información personal se introduce durante el registro, por lo que el primer consejo es limitarse a responder los datos realmente imprescindibles que suelen ser el nombre, apellidos y correo electrónico. Cuando introduzcamos información debemos fijarnos si realmente esa información es necesaria para registrarse o sólo optativa. Hay usuarios que lo completan todo sin fijarse en si era obligatorio el hacerlo. El usuario es dueñ@ de dar los datos que quiera, pero siempre es aconsejable algo de prudencia. Aspectos como las creencias religiosas o políticas no deberías hacerlas constar en tu perfil. Otros datos como la dirección postal o teléfono particular tampoco.

En Facebook es posible controlar de forma muy eficiente toda nuestra información. El número de opciones es muy elevado por lo que te recomiendo que le dediques tiempo a configurar todas y cada una de las posibilidades que te ofrece esta red para preservar tu intimidad. Debes tener en cuenta que, según las opciones de configuración que escojamos, incluso personas no registradas en Facebook podrían ver nuestra actividad o datos.

Una aplicación que me gustaría reseñar, y que espero que pronto esté al alcance de todos los usuarios de esta red, ya que por el momento la aplicación sólo estará disponible en el Reino Unido, [El Centro de Protección Online de Menores británico (CEOP, por sus siglas en inglés) negoció durante meses la incorporación de este sistema de prevención en Facebook, tras haber llegado ya a acuerdos con otros servicios similares como MySpace y Bebo], y que está dirigida especialmente a la protección de los menores en las redes sociales, es el “botón del pánico”. Este botón no es más que una aplicación para que los niños y adolescentes tengan un acceso rápido a una herramienta que les permita ponerse en contacto con las autoridades en caso de detectar un indicio de abuso en línea. Esperemos que el resto de Gobiernos, o Facebook por iniciativa propia, tomen buena nota y esta aplicación esté disponible para todos los países y usuarios lo antes posible.

Empezaremos por establecer “quien” puede ver lo que publiquemos, y “que” puede ver.

Para ello, accederemos a la opción “Configuración de la privacidad”, tal y como vemos en el siguiente menú.


Una vez dentro de dicha opción, tendremos una pantalla similar a esta,

desde la cual podemos configurar quien puede ver nuestras publicaciones, quien puede enviar solicitudes de amistad o ponerse en contacto con nosotros enviando mensajes, quien puede buscarnos y mediante que datos, o si deseamos que otros motores de búsqueda puedan mostrar un enlace a tu biografía.

A estas opciones, también podemos acceder accediendo a la opción “Configuración de la cuenta” y en el menú que aparecerá a la izquierda, seleccionar “Privacidad”.

También accederemos a estas opciones, desde el “Acceso directo a Privacidad” que tenemos en la parte superior-derecha de la pantalla.

 

Otra posibilidad que podemos utilizar para evitar “miradas no deseadas”, es mediante la opción “Bloqueos”. La cual sirve para restringir el acceso de ciertos “amigos”  a nuestras publicaciones, pudiendo ver solamente la información y publicaciones que hacemos públicas; bloquear usuarios para evitar que vean lo que publicas en tu biografía, invitar a eventos, iniciar una conversación o añadirte como amigo; también podemos bloquear invitaciones de aplicaciones que te haya enviado alguien; bloquear las invitaciones a eventos, etc…

Por último, y no menos importante, es la configuración de la seguridad. Esto podemos configurarlo accediendo a las distintas opciones que tenemos, desde la opción “Seguridad”, desde el menú que nos aparece en la parte izquierda de la pantalla.

Una vez que accedemos, veremos que hay varias opciones que podemos configurar: la navegación segura, las notificaciones de inicio de sesión, establecer contactos de confianza, ver los dispositivos reconocidos, y ver las sesiones activas. Todas estas opciones, nos ayudará a tener un mayor control de cuando y desde donde se accede a nuestra cuenta, pudiendo detectar posibles accesos no autorizados o sesiones activas que podemos cancelar.

Como siempre digo en estos casos, la mejor forma de proteger nuestra intimidad, es utilizando nuestro sentido común, evitando publicar datos de cualquier tipo (información, imágenes, etc) que puedan ser y hacernos especialmente vulnerables, y sobre todo cuando se trate de menores.

Recuerda, que no por tener mayor cantidad de amigos en nuestro perfil, quiere decir que tengamos más y mejores “amigos”. Es preferible, no aceptar a alguien, y que tengamos que rectificar una vez confirmado de quien se trata, que aceptar todas las solicitudes “sin ton ni son”.